Inmigrantes económicos VS. las familias y los refugiados

Cambios del gobierno han echado abajo los objetivos humanitarios y de reunificación familiar
Montreal · Publicado el: 3 julio, 2014

A la luz de la historia canadiense, todo parece indicar que en el pasado los objetivos del Acta de Inmigración y Refugio se tenían más en cuenta cuando se estaba procesando un caso de inmigración por cualquiera de las categorías existentes. Pero en la historia más reciente, parece que la mayoría de las personas que son seleccionadas para ser residentes permanentes caen bajo la categoría económica, ya que la decisión de si se les permite venir o no a Canadá se basa en la habilidad que tienen para establecerse económicamente en el país. Esto implica que los inmigrantes económicos se han convertido en la clase preferida, a costa de los refugiados y de la reunificación familiar.


Es importante notar que los tres pilares de la inmigración a Canadá, tal y como aparecen en el Acta de Inmigración, fueron históricamente los inmigrantes económicos, las familias y los refugiados. Pero desde por lo menos mediados del 2012 hemos visto cambios a los programas de refugio que actúan directamente en contra de los objetivos del Acta de Inmigración.


Uno de los objetivos dice que cuando una persona llega a Canadá pidiendo refugio, diciendo que está siendo perseguido, nuestro país tiene que darle un trato justo a esta persona como expresión de nuestros ideales humanitarios. Sin embargo, desde la implementación del programa de refugio dentro del país, hemos visto un descenso dramático en el número de solicitudes, así como también un serio deterioro del proceso en sí.


Pero a pesar de que se están observando estos problemas, el gobierno repetidamente hace declaraciones en las cuales se enorgullece de “haber arreglado el programa de refugio”, dado que ahora se está viendo básicamente una disminución en los costos para el gobierno. Es decir que está colocando los aspectos económicos por sobre los objetivos de la ley.


La realidad que estamos viendo ahora es que los programas de refugio dentro del país no solamente no son justos sino que tienen serios problemas, ya que personas que vienen con casos muy fuertes de persecución son procesados apresuradamente sin darles la oportunidad de presentar su caso como es debido y tener una audiencia justa.


También, en entrevistas que se le han hecho al Ministro de Inmigración en relación al número de refugiados que han llegado a Canadá en los últimos meses, hemos notado que el Ministro no ha podido o no ha querido dar cifras. En una entrevista radial, cuando se le preguntó exactamente cuántas personas habían llegado de las que supuestamente habían sido seleccionadas por el gobierno para sacarlas de situaciones peligrosas de persecución y traerlas a Canadá, se negó o ni dio ninguna cifra.


El Ministro contestó que se le había dado protección a cerca de 200 refugiados, y la entrevistadora le preguntó específicamente cuántas de esas personas habían llegado ya a Canadá, dado que al haberles dado el título de personas protegidas y mantenerlas en campos de refugiados o en lugares donde la persona está en peligro no necesariamente se les está dando la protección. El Ministro dijo que no tenía los números, etc., pero al hacer un poco de investigación resultó que de las personas a las que supuestamente se les ha dado protección fuera del país, hasta hace dos semanas solamente habían llegado a Canadá 12 de esas 200 personas.


Esto nos indica que los programas de refugio desde fuera del país tampoco están teniendo el resultado que supuestamente deberían estar teniendo de acuerdo a los objetivos del Acta de Inmigración.


Otra cosa que he estado notando es que aparentemente se está tratando de eliminar o de minimizar radicalmente el número de personas que llegan a Canadá por medio de patrocinio familiar. Y digo esto porque se comenzó con la suspensión de los patrocinios de padres y abuelos durante dos años, y al reiniciar el programa se ha hecho prácticamente imposible hacer este patrocinio a las persona de bajos recursos.


Por ejemplo, para aquellas parejas en que se necesita que ambos estén trabajando para poder hacer un patrocinio, si la mujer da a luz y deja de trabajar ya no se puede hacer el patrocinio porque ahora la pareja tiene que ganar el dinero requerido por un periodo de tres años antes de presentar la solicitud. En muchos casos las parejas tienen que decidir posponer el tener hijos hasta hacer el patrocinio de sus padres.


Por otro lado, en enero del 2014 el gobierno supuestamente tenía que bajar la edad de los hijos dependientes. Por suerte no lo hizo, pero lo hará a partir del 1 de agosto de este año, y la edad de dependencia va a bajar de 22 a 19 años, así como también incluirá que los hijos dependientes económicamente de los padres porque están estudiando, ya no van a continuar siendo hijos dependientes.


Cuando examinamos las reglas sobre cómo va a funcionar el establecimiento de la edad para estos hijos en las solicitudes, todas las categorías de inmigrantes que tienen que ver con inmigrantes económicos (trabajadores calificados, mano de obra especializada, nominaciones provinciales o personas que vienen a trabajar con los programas de negocios o la Clase Experiencia Canadiense), esta edad va a quedar sellada en el momento en que se hace la solicitud. Por ejemplo, si una familia está aplicando bajo uno de los programas de negocios, y tiene un hijo de 18 años en el momento que hicieron la solicitud, la dependencia del hijo quedará sellada en ese momento, por lo que aunque el trámite tarde 3 o 4 años hasta la obtención de la residencia permanente, ese hijo va a seguir siendo dependiente a pesar de que en el momento de la obtención de la residencia permanente ya tenga 23 años.


Pero hay una diferencia cuando se trata de un patrocinio familiar. Aquí, si una persona está patrocinando a sus padres y estos tienen hijos menores de 19 años en el momento de hacer el trámite, y éste tarda un par de años, la edad de ese hijo no queda sellada. Esto significa que si el trámite no es concluido antes de que el joven cumpla los 19 años, automáticamente queda fuera de la solicitud sin posibilidades de venir a Canadá.


Otro indicio de que hay un movimiento bastante serio en contra de la reunificación familiar son declaraciones hechas recientemente por el Ministro de Empleo en relación al programa de niñeras. Dijo que tendrá que hacer modificaciones de fondo a este programa porque ha observado que muchas personas hacen solicitudes para poder traer a una niñera de su país de origen únicamente para poder traer a un familiar. Esto va a complicar el programa, pero abordaremos el tema en una próxima columna.


Me gustaría concluir señalando que todo parece indicar que de ahora en adelante solamente los residentes permanentes que vengan bajo los programas económicos serán los preferidos, ya que pareciera no importar mucho la reunificación familiar ni los desplazados de mundo. A propósito del Día de Canadá, lamentablemente está bastante claro que el plan económico del gobierno ha echado abajo los objetivos humanitarios y de reunificación familiar que solíamos tener en nuestro país.


Inmigrando a Canadá

Vilma Filici

Vilma Filici, es una renombrada especialista con más de 30 años de experiencia en el rubro de Inmigración. A través de este blog, la asesora ofrecerá noticias y artículos de interés sobre este importante tema para nuestra comunidad. Puedes contactarte al correo [email protected]

Etiquetado en: inmigracion Vilma Filici
Publicaciones recientes
Newsletter
Recibe Noticias de la Comunidad Hispana a tu correo electrónico
Quiero recibir: Resumen semanal Promociones para anunciantes
Montreal Hispano is part of the Hispano City™ Network.
Otras Webs en Hispano City CONTACT ADVERTISE
© Copyright 2018 Hispano City™. All rights reserved.