Automated Computer Translation

 

Espectacular concierto de Formell y los Van Van en el Teatro Rialto de Montreal

Un explosivo show musical ofreció la agrupación cubana en su regreso a la ciudad

Publicado: 
25-09-2017Por César Salvatierra
Te gustó? Compartelo!

Foto: Diane Soto
 
van_up.png
 
La máquina del sentir cubano, de su gracia, su sabor y timba llegó por segunda vez a Montreal el pasado sábado 23 de septiembre, 2017. Dos años después de ser ovacionados en el Festival Nuits d'Afrique, Los Van Van regresaron esta vez al Teatro Rialto siguiendo su gira norteamericana para imponer su inconfundible estilo a lo largo de sus casi cinco décadas de formación. 
 
Apostando por el público montrealense, diverso como los ritmos de los que se nutre la música de los Van Van para crear sus éxitos, Sodi Productions, trajo a la orquesta cubana liderada hoy por Samuel Formell, cuyo energía y control de la escena hizo remecer los hombros, caderas y pies del público quien también le respondió con ecos emoción y aplausos. 
 
La máquina entre tema y tema, entre timba y songo se dio el tiempo de acercarse al pueblo. Así como llevan el día a día del pueblo cubano en sus canciones, también saben apreciar el sentir del pueblo latino fuera de la isla. 
 
“Querido Montreal, otra vez aquí, nos sentimos felices de ver tantas caras lindas, tanta gente hermosa de América Latina, tanta variedad...Y queremos, en especial, saludar el valor y esfuerzo, del pueblo mexicano, se lo merecen de todo corazón”. Ovación y reconocimiento del público en sus aplausos fue la respuesta. El Tren, así llaman también a la Máquina, afina su avance con la presencia y voz de Vanessa Formell en el escenario, nueva voz femenina, quien le da otro aire, armonía y encanto camino a los 50 años de los Van Van. 
 
En la sala, las sonrisas y las miradas se repartían entre las parejas, la timba (que es la apuesta musical de Cuba frente a la salsa de Estados Unidos) se apoderaba de los cuerpos dibujados por los vientos de la flauta, los trombones; el sonido del teclado sintetizado, el resonar de los cueros y un largo etcétera de instrumentos. El ritmo va con los tiempos, esto ya años atrás en vida, Juan Formell, padre de Samuel, apostó como el sello de Los Van Van: estar siempre al tono con la modernidad. EL tren como las olas inmigrantes, sabe que su público está en movimiento, y la isla de Montreal es un buen ejemplo. 
 
van_van_6.jpg
 
Notas de jazz, rock, cumbia, ska y reggaetón (se incluyó un corto pero notable introducción de des-pa-ci-to bien timbeado) no dejó al público indiferente. Así pues, “Permiso que llegó Van Van”, “Amiga mía”, “Quién no ha dicho una mentira”, entre otros temas fueron parte del repertorio de una noche cubana en Montreal.
 
Esta noche de verano no quiso dejar paso al otoño sin darse el gusto de bailar una vez más. Los Van Van dejan nuestra isla, querida Montreal, camino a un nuevo disco y cerca de sus cincuenta años ¿Se les verá otra vez? “¡Van-Vanvaneros, hay Van Van para rato!” pregonó Formell.