Automated Computer Translation

 

Dos restaurantes retro escondidos en el corazón de Montreal

La blogger venezolana Carolina Castilla nos muestra lo que podemos encontrar si nos ponemos a explorar en nuestra ciudad

Publicado: 
15-03-2017Por Nuestra Redacción
Te gustó? Compartelo!

Hola. ¿Qué tal?

Te escribo después de haber pasado un fin de semana dentro de un refrigerador. ¡Sí! Así nos sentimos todos los que vivimos en esta esquina del mundo ya que la temperatura bajó a menos "demasiado." Sin embargo, el mundo no se detiene y cómo pudiste ver en mi "story" de Instagram salí a explorar como suelo hacer los fines de semana pese a las temperaturas inhumanas.

Hoy te hablo de un lugar para tomar el té y otro para comer churros. ¿A qué te provoca? Comienzo entonces.

Cardinal Tea Room

foto1_1.jpg

Este lugar está escondido en una de las calles más conocidas de Montreal: Bulevar Saint Laurent. Desde el exterior no puedes ni imaginar lo que esconde una vieja puerta rojiza de madera. Al abrirla tienes un pasillo con una larga escalera angosta y empinada que te lleva inmediatamente a un segundo piso.

Al llegar al salón tus ojos quedan deslumbrados al ver una enorme lámpara "chandelier" en el centro de un salón lleno de mesas diferentes con teteras rojas por doquier. Los ventanales que alumbran el lugar son enormes y el espacio es abierto permitiéndote ver un tercer piso del local.

Yo me sentía como en una fiesta privada de comienzos del siglo pasado llena de retratos en sepia y paredes tapizadas con tonos azules y cobalto. Un piano colocado lateralmente también decora la sala. Me imagino que algunas tardes/noches traen un músico para amenizar la velada.

Probablemente lo que más me gusta de este ambiente es el efecto que hace en sus clientes. A diferencia de los cafés, la gente se sienta a disfrutar de su té sin premuras ni rapidez. Hay personas con celulares, como fue mi caso, pero todos lo dejamos a un lado para disfrutar del arte de hablar; de verse a los ojos, de interactuar. 

 

foto2_1.jpg

¡Del menú me gustó todo! Yo probé un clásico té english breakfast mientras mis hijas tomaron un chai de la casa. De los dulces, probamos la torta de limón, la galleta de mantequilla y una torta de especies llamada scone.  Hay también opciones de sandwiches y meriendas saladas pero, como vez, yo soy de dulces.

Hay detalles preciosos: cuando vayas, fíjate que cada taza y cada plato son diferentes. Además, presta atención a ese maravilloso suelo revestido en dominó  negro y rojo tan retro.

Si quieres que se detenga el tiempo, disfrutar de un ambiente de película y calentar el cuerpo, tienes que venir a Cardinal. Te aseguró será una experiencia inolvidable.

 

foto3_1.jpg

Le Blueboy

Cambiando de ambiente y espacio te llevo a una heladería en la calle Mont Royal para que disfrutes de helados hechos con yogurt casero y churros al puro estilo de los años 50/60.

Con una decoración muy de los "Diners" americanos, encuentras  bancos y sillas en rojo y blanco. Discos de vinilo decoran las paredes además de los clásicos afiches de  Elvis Presley, Marilyn, James Dean  y hasta de comics retros.

foto4.jpg

Para seguir leyendo entra aquí

 

Our Media Partners