Automated Computer Translation

 

Legacy Cases: Pedidos de refugio están atendiéndose en Canadá

Finalmente, la División de Protección al Refugiado está comenzando a procesar casos que permanecieron sin resolver

Te gustó? Compartelo!

Finalmente, el Immigration and Refugee Board (IRB) ha comenzado a contactar a los “legacy cases” para que tengan sus audiencias. Los legacy cases son las personas que han pedido refugio en Canadá antes de 15 de diciembre del 2012, cuyos casos han permanecido en limbo desde entonces. 
 
Hay que recordar que en esa fecha se implementó el nuevo proceso que requiere que los casos de refugio que lleguen después de ese día tengan sus audiencias a los 30 o 60 días de haber recibido elegibilidad, dependiendo del país que provienen, para presentar sus casos ante la División de Protección al Refugiado. 
 
En este proceso, que dicho sea de paso no está funcionando muy bien en estos momentos, sólo un 45% de los solicitantes de refugio logran tener sus audiencias dentro del plazo establecido.
 
Ahora bien, las personas que llegaron antes de 15 de diciembre del 2012 han comenzado a recibir una carta del Consejo de Refugiados en la que les preguntan si quieren seguir adelante con sus casos. Les envían dos hojas, la primera dice que quieren seguir adelante con el caso de refugio y la segunda dice que no quieren continuar con el caso. La persona debe elegir una, firmarla y regresarla al consejo de refugiados. Esto se puede hacer por correo regular o por fax. La dirección del Consejo de Refugiados e Inmigración y el fax aparecen en el documento enviado. 
Si el solicitante de refugio tiene un representante legal, debe acudir a él/ella para que envíe una carta requiriendo ser contactado antes de que se fije una fecha para la audiencia, a fin de asegurarse de que estará disponible. 
 
También es muy importante que el IRB tenga la dirección actual de la persona.  Si se han cambiado de dirección, deben haber hecho el cambio con el Departamento de Inmigración, Refugio y Ciudadanía, pero también con el Consejo de Inmigración y Refugio. Estos son departamentos distintos y no comparten información.  Si no lo han hecho deben hacerlo de inmediato. 
 
En el momento que pidieron refugio se les entregó una carpeta con documentos, y entre ellos hay un formulario donde pueden poner su cambio de dirección y una vez completado lo pueden enviar por fax. Si no tienen ese formulario pueden enviar una carta o una nota a la División de Protección al Refugiado dando su cambio de dirección. Es importante, para que puedan identificarlo y poner la información en su expediente, poner el nombre completo, la fecha de nacimiento y el número de expediente. Luego pueden enviarlo al número de fax del IRB: 1-833-534-2292.
 

 
El contacto con su representante legal también es importante dado que probablemente haya que poner el expediente al día. Si ha habido cambios, si miembros de la familia o amigos han tenido problemas, se debería incluir la información en la narrativa. En algunos casos ha habido cambios en la situación que forzó a la persona a salir del país y por lo tanto hay que reevaluar el caso y ver de qué manera se pueden manejar esos cambios.
 
Muchos de los refugiados “legacy” están preocupados porque ha habido una apertura en su país, un tratado de paz o cambios en el gobierno. Pero el que haya habido cambios no significa que la persona va a ser rechazada automáticamente. Puede que haya cambios que son puramente legales pero que en la vida real no se han implementado o no han hecho diferencia y por lo tanto las personas continúan en la misma situación y corriendo el mismo peligro que corrieran en el momento de salir de su país.
 
Generalmente la información objetiva del caso queda en manos del representante legal, parte de nuestro trabajo es hacer las investigaciones pertinentes para ver si en realidad ha cambiado o no la situación para el refugiado en su país y si hay peligro de que sea perseguido si es regresado. El refugiado debe preocuparse y usar el tiempo entre hoy y diez días antes de la audiencia (la evidencia para corroborar el caso se debe enviar al RPD diez días antes de la audiencia) para conseguir cualquier documento personal de eventos o incidentes que hayan sucedido en los últimos 6 años.
 
Por ejemplo, se puede incluir si algún miembro de la familia que aún está en el país de origen ha recibido amenazas por parte de los perseguidores. Yo he visto un caso recientemente donde un primo muy cercano al solicitante de refugio fue asesinado por problemas relacionados con los del solicitante de refugio. Por supuesto que ese lamentable incidente es relevante para el caso de refugio y se debe agregar la información y conseguir pruebas de su defunción y pruebas de la relación sanguínea entre ellos. Cualquier evento que haya sucedido debe ser evaluado ya que podría ser importante.
Las personas que se encuentran dentro de los “legacy cases” han estado con mucha ansiedad e incertidumbre durante los últimos seis años. El saber que sus casos están siendo agendados para la audiencia les da un poco de tranquilidad, pero también les preocupa cual será el resultado ya que han pasado tantos años desde que pidieron refugio. 
 
Un solicitante de refugio me dijo la semana pasada que desde su llegada su familia había crecido ya que tiene dos niños nacidos en Canadá, que se habían establecido y que el solo pensar que podrían ser rechazados y deportados le da pánico. Los hijos que llegaron con él han crecido en Canadá, tienen sus amistades y sus vidas encaminadas. Los niños nacidos aquí perderían las oportunidades que Canadá les ofrece. 
 
El temor del rechazo es válido, pero hay que recordar que hay soluciones legales. Por ejemplo, podrán apelar a la División de Apelaciones de Refugio y pedir una revisión judicial ante la Corte Federal. En muchos casos, especialmente donde hay niños involucrados, se puede hacer una solicitud por Razones Humanitarias y de Compasión.
 
En realidad, yo concuerdo con muchas de las organizaciones que creen que, ante la situación creada por el gobierno anterior y perpetuada por el gobierno actual, a los refugiados que se encuentran como parte de los “legacy cases” lo correcto sería que se declare algún tipo de programa especial que les permita procesar su residencia permanente sin tener que pasar por la audiencia de refugio. Esto ya fue hecho en 1986 y en 1989 y funcionó exitosamente. Se le dio la residencia a personas que lograron demostrar que se encontraban establecidas en Canadá y que no presentaban un peligro para la sociedad. Ahora se debería anunciar  algo similar.
 

Más de Inmigrando a Canadá

 

Our Media Partners