Automated Computer Translation

 

Inmigración: Este es el problema con el proyecto de ley Bill-C23

Nuevo acuerdo con Estados Unidos pondría en peligro a algunos residentes permanentes canadienses

Te gustó? Compartelo!

Una noticia muy importante que ha aparecido en los medios de comunicación durante los últimos días es la discusión que hay en este momento en el Parlamento Federal del Bill-C23, el cual ha sido introducido por el Ministro de Seguridad Publica Ralph Goodale, y que de ser aprobado va a dar mayores poderes a los oficiales migratorios de los Estados Unidos que operan desde suelo canadiense en las fronteras.
 
El hecho de que oficiales de inmigración estadounidense operen en suelo canadiense en las fronteras no es nada nuevo, es algo que ya ha estado sucediendo desde hace más de 60 años, según dijo el mismo Ministro de Seguridad Pública.
 
De hecho, en el aeropuerto internacional de Toronto hay agentes de inmigración estadounidenses que están haciendo el chequeo de las personas que van de entrada a Estados Unidos. Lo que va a suceder ahora es que va a haber más zonas en las cuales van a estar los agentes de Inmigración estadounidense haciendo el chequeo de las personas que quieren entrar a los Estados Unidos. Pero, además, de ser aprobada la nueva legislación, esta puede traer consigo problemas para los canadienses, y particularmente para los residentes permanentes.
 
Por ejemplo, en este momento, si una persona que está tratando de entrar a los Estados Unidos decide que no quiere contestar las preguntas que le hace el oficial de inmigración de los Estados Unidos y que no quiere someterse al trato de éste, el viajero simplemente puede decir que retira su pedido de entrada a los Estados Unidos y se puede retirar sin ningún problema.
 
Pero con la nueva legislación, al negarse a contestar las preguntas al agente migratorio estadunidense, la persona puede incluso ser detenida dados los nuevos poderes que tendrán estos oficiales de inmigración operando en suelo canadiense. Estos oficiales incluso van a tener el poder de revisar el cuerpo de la persona si hay sospechas de que están llevando algo escondido, situación que antes no podían hacer dado que los únicos autorizados para hacerlo eran los oficiales de inmigración canadiense.
 
Pero con la nueva legislación, si los oficiales de inmigración canadienses deciden que no es necesario revisar el cuerpo del viajero y por lo tanto no lo quieren hacer, los oficiales de Estados Unidos van a tener la autoridad para hacerlo ellos mismos. También tendrán el poder de portar armas en los aeropuertos.
 
Otro de los aspectos controversiales de la nueva legislación es que los oficiales de inmigración estadounidense operando en suelo canadiense van a poder impedir el ingreso de los ciudadanos y residentes canadienses a Canadá.
 
En estos momentos, si una persona llega al puerto de entrada canadiense y ha estado fuera del país más del tiempo permitido por ley (que son tres años en un periodo de cinco años), es decir que si la persona estuvo fuera del país más de tres años en cinco años, un oficial de inmigración canadiense puede escuchar su caso y, si decide que hay razones de humanidad y compasión por las cuales se quedó fuera del país más del tiempo permitido por la ley, el oficial puede dejarlo entrar sin quitarle la residencia permanente.
 
También, si el oficial de inmigración cree que la persona ya perdió su residencia permanente por el hecho de haberse quedado fuera del país más del tiempo permitido, dado que es un residente permanente le tiene que permitir la entrada a Canadá. Obviamente va a escribir un reporte diciendo que la persona perdió la residencia permanente, pero ésta podrá entrar a Canadá y presentar una apelación ante la Corte de Apelaciones de Inmigración.
 
De ser aprobada la nueva legislación, el problema va a ser que, si enfrenta a un oficial de inmigración estadounidense, éste va a poder negarle la entrada a Canadá, con lo que va a perjudicar el estatus de inmigración canadiense de esa persona.
Otra situación por la que los críticos están muy preocupados es por todo lo que está sucediendo en los Estados Unidos con las políticas migratoria del presidente Donald Trump.
 
Hay que recordar que estas medidas comenzaron a discutirse en el año 2011 entre el Primer Ministro Stephen Harper y el presidente Barack Obama, y partes del tratado se han ido implementando de a poco. El tema de, lo volvieron a discutir en marzo del 2015 y se habló de esta posibilidad de hacer el chequeo en cada país, en los pasos fronterizos donde hubiera personas o productos entrando a cualquiera de los dos países.
 
En ese momento, bajo el gobierno de Obama, la situación de muchas personas de distintos países en los Estados Unidos no era la misma que es hoy en día. Porque hoy se ha visto la prohibición de viajar que impuso Trump a los ciudadanos de siete países específicos, y aunque las cortes han puesto un alto a esa prohibición, de todas maneras, Trump le dio licencia a las personas y a los oficiales de inmigración de actuar de manera racista en contra de ciudadanos de ciertos países.
 
Hemos visto por ejemplo el caso de una familia de Quebec que no era ni siquiera de uno de los pises que estaba en la prohibición de entrar a los Estados Unidos, pero que si eran musulmanes. En el puerto de entrada un oficial de inmigración estadounidense les preguntó sobre su religión y sobre la opinión que ellos tenían del presidente de los Estados Unidos, y les prohibió la entrada.
 
En ese sentido, aunque el tratado diga que se van a respetar las leyes canadienses dentro del suelo canadiense, y que se va a respetar la Carta de Derechos y Responsabilidades del Ciudadano, no tenemos ninguna garantía de que así va a ser, y tampoco se puede controlar el abuso de poder en el que pudieran incurrir los oficiales migratorios estadounidenses.
 
Ante esta situación, lo que se debe hacer es cabildear y pedir al gobierno de Canadá que se hagan modificaciones a esta ley. Ya pasó la primera lectura, pero tiene que pasar la segunda y tercera y después debe ir al Senado antes de que sea proclamada ley, por lo que en estos momentos deberíamos estar escribiéndole a nuestros miembros del Parlamento diciéndoles que definitivamente deben hacerle cambios a esta normativa, la cual no puede ser implementada de la forma en que fue escrita puesto que ha habido muchos cambios negativos en el trato de los inmigrantes desde que se inició esta cooperación de seguridad en la frontera De Estados Unidos y Canadá. 
 

Más de Inmigrando a Canadá

 

Our Media Partners