Automated Computer Translation

 

Sepa cómo enseñar a tus hijos a tomar buenas decisiones

Tres consejos para desarrollar en tus hijos la habilidad de tener buen juicio y sean independientes

Te gustó? Compartelo!

Uno de los principales objetivos que tienes como padre es ayudar a tus hijos a desarrollar la habilidad para tomar buenas decisiones y tener buen juicio para que se conviertan en personas maduras, independientes, satisfechas y felices.
 
Es necesario inculcarles todas estas cualidades desde pequeños, ya que ellos desde la más tierna infancia van a confrontar diversos retos y tu rol es estar ahí para guiarlos sin intervenir demasiado; les corresponde a ellos vivir sus propias experiencias. El acto de amor más grande que puedes hacer por tus hijos es lograr que desarrollen su autoestima y buen juicio.
 
Cada niño es diferente, pero la mayoría de los expertos sugieren una serie de guías para ayudarte en esa difícil pero hermosa jornada de ser padre:
  • No lo sobreprotejas: Aunque tu instinto primario sea defenderlo de cualquier cosa que le cause estrés, si corres a rescatarlo cada vez y lo sobreproteges, no le estás haciendo ningún favor. Esto aplica especialmente para situaciones cotidianas como lidiar con un compañero antipático, completar un proyecto escolar difícil o resolver un conflicto con un amigo.
  • Promueve la reflexión sobre la solución de problemas y déjalo que tome sus decisiones: Cuando surja una situación, pregúntale qué haría. Pídele que piense en las razones a favor y en contra de su solución. Al final, debes permitirle tomar su propia decisión. Si acierta, aprenderá; si se equivoca, igualmente aprenderá.
  • Explícale qué es la responsabilidad: Los niños, por lo general, tienen muy claros sus derechos; pero hay que hacerles entender que también tienen deberes. Explícale que cada acto tiene una consecuencia, positiva o negativa y que una vez tomada una decisión hay que afrontarla. Prepáralos para ese momento dándoles a entender que es una oportunidad para hacer algo distinto la próxima vez.
Mientras los hijos crecen y se hacen menos dependientes de sus padres, la relación entre ambos se enriquece. Claro que es bonito estar allí para ellos, pero es mucho más bonito verlos desplegar sus alas y volar por sí solos.
 
youth-active-jump-happy-40815.jpeg
 

Más de Coaching Latino

 

Our Media Partners