Automated Computer Translation

 

Razones para visitar el encantador barrio Saint-Henri en Montreal

El Mercado Atwater es un destino que no puedes dejar de conocer, y tomarte un café en Pointe-Saint-Charles

Te gustó? Compartelo!

Foto: Josh Marks
 
El verano da para mucho y quiero comenzar una nueva sección en mi blog en donde hable de algunas zonas de Montreal. Aprovecho que mi gran amiga Jackie Rueda  me regaló un libro precioso llamado “300 Reasons to love Montreal”, de Claire Bouchard, para seleccionar las zonas y lugares que quiero visitar.
 
Hoy comenzaré con la zona de St-Henri, incluyendo el Mercado Atwater  y un café bonito de Pointe-Saint-Charles. Aquí comienzo:
 
Yo, como toda inmigrante, tengo alma de turista. Vivo y trabajo en las afueras de Montreal así que cada vez que visito la ciudad es para conocer algo nuevo. Un martes cualquiera decidí conocer a St-Henri.
 
Lo primero que hice fue comer en la tortería Lupita ubicada en el número 4601 de la calle Notre Dame-Ouest. Como suelo hacer mis excursiones en familia, a mis hijas se les conquista por el paladar. Ellas me siguen, toman fotos y aguantan jornadas largas de caminatas si hay lugares para comer y sentarse. 
 
img_6723.jpg
 
Lupita tiene una decoración muy sencilla y bien cuidada. El menú es muy variado así que comimos enchiladas, flautas y ensaladas. Me gustó mucho la frescura de sus ingredientes. Los precios son muy razonables y la comida es ¡verdaderamente mexicana!
 
La gente es muy amable y el sitio se llenó a pesar de ser cerca de las 2:00 pm. En una de sus paredes de fachada tiene un mural muy bonito que no pasó desapercibido.  ¡Ustedes me conocen! 
 
img_6538.jpg
 
Si quieres comer helados, hay varios sitios para visitar. Yo seleccioné el Pops Art. Queda en el número 291 de la calle Beaudoin. Es un pequeño kiosco muy surfista. Vende todo tipo de paletas de helados de fabricación casera. 
 
Cuenta con una decoración que me hizo pensar a las casitas de colores de la zona de Santa Lucía, en Maracaibo, Venezuela. El lugar es una belleza al aire libre. Nosotros probamos una rica paleta de frambuesa. 
 
También están los helados de  Dalla Rose.  Dalla Rose queda justo  al lado de Lupita. Su decoración es sencilla y muy original. Tiene unas baldosas en su piso perfecto para tu Instagram. Además, el heladero es muy simpático y te explica todos los detalles de sus sabores, todo hecho de forma artesanal. 
 
Traté  de ir al Marché La Pantry pero estuvo cerrado todo el tiempo que caminé por St-Henri. Lo dejo para la próxima. Es una heladería / fuente de soda / mini tienda y café emblemático de la zona.
 
Para cambiar de aires nos fuimos al Mercado Atwater en donde paseamos por su caminería al borde del canal de Lachine. 
 
img_6473.jpg
 
Ahora comprendo porqué todo el mundo habla maravillas de esta zona. Estar cerca del agua tiene un encanto muy particular. 
 
Con parques, zona de picnic, un puente azul bello y muchas personas caminando en los alrededores, el mercado se convierte en un punto de encuentro para grandes y pequeños. 
 
Me encantó ver cómo había una zona para leer y juegos para niños. Todo está pensado para pasar horas de esparcimiento en un rincón de la ciudad. 
 
img_6485.jpg
 
Para terminar nuestro día nos fuimos al Café Bloom ubicado en la calle du Centre del sector Pointe-Saint-Charles. Como ya te he dicho en todas mis redes sociales, yo no tomo café en ningún formato: ni frío, ni caliente, ni con leche, ni con crema, ni largo, ni corto. Sin embargo, me encanta visitar los cafés. El aroma y el ambiente de cada café son únicos y me inspiraron mucho. 
 
En el caso de Café Bloom, me gustó la tranquilidad y la paz al interior de este café. Aparentemente, siempre tienen una música de fondo, pero cuando nosotros fuimos había un silencio de biblioteca que nos relajó bastante. Su barra tiene un enorme tope de azulejos hermosos. Tiene espacios para trabajar o simplemente mirar hacia la calle. Ahí pasamos el resto de la tarde comiendo una magdalena y unos cafés para mis hijas. 
 
 

Más de Arteando con Carolina

 

Our Media Partners